Impotencia en la calle ante el acoso

Yo tenía como 20 años y volvía del centro de la ciudad por una calle muy transitada cerca de un campus universitario, en mitad del día. Era el día del patrón de medicina, así que había muchos estudiantes celebrando por la calle.
Vi acercarse a un grupo de chicas y chicos de mi edad y algunos de ellos empezaron a decirme “piropos” desagradables y a hacer ruidos y movimientos sexuales. Seguí andando pensando que pararían, sin embargo uno de ellos empezó a seguirme y a tocarme el culo cada vez que me daba la vuelta, para salir corriendo luego. Yo cada vez me paraba, me daba la vuelta y esperaba que se alejara, porque no sabía qué hacer. Los demás reían la gracia desde lejos y la gente de la calle, que había mucha, miraban divertidos.
Estuvo persiguiéndome y tocándome durante unos 5 minutos. Llegué a casa frustrada, avergonzada y llena de impotencia y rabia.