¡Atrévete! Consejos para contestar al acoso callejero

El acoso callejero es un tipo de violencia que afecta a millones de mujeres en todo el mundo todos los días.

Pero a pesar de no ser un problema nada menor permanece invisible, en gran parte por la normalización de estas conductas. La mayoría de mujeres y personas que lo sufren aseguran que no saben como defenderse en estas situaciones, la respuesta mayoritaria es el silencio.
¿Por qué cuando sufrimos acoso en espacios públicos tratamos de ignorarlo y seguir nuestro camino? El miedo, la educación en la indefensión en la que hemos sido socializadas las mujeres y la falta de respuesta institucional frente a está violencia son algunas respuestas.

Sabemos que estamos solas frente al acoso callejero, es algo que experimentamos a diario desde muy jóvenes y sabemos que no se reconoce como un problema, no se habla de él y quien lo practica lo hace con completa impunidad. Así que en esa situación de desprotección en la que nos deja la sociedad patriarcal, cada una ha interiorizado y aprendido de forma casi inconsciente esas “estrategias” para salir “airosa” de una situación de acoso callejero. Estamos hablando de ir con el móvil o las llaves en la mano o cualquier cosa que nos haga sentir un poquito más seguras, de evitar ciertas zonas o transportes públicos dependiendo de la hora del día, de apuntar la matrícula del taxi al que se ha subido nuestra amiga. Hablamos de no usar cierta ropa si sabemos que vamos a volver tarde a casa solas, de ir juntas al baño en un bar o en una discoteca, de cruzar de acera para evitar a un o a un grupo de hombres, hablamos de ponerse a caminar más rápido, más erguida, para parecer más fuerte, más ruda, para que no se fijen en nosotras, para que no se atrevan a decirnos o hacernos nada.

Pero todas estas cosas que sabemos hacer no impiden que nos ocurra. Porque nos ocurre solo por el hecho de ser mujeres, personas transexuales o por tener una orientación sexual no normativa. Y por más que lo intentemos evitar con esas pequeñas “estrategias”, no lo logramos. Por que el problema no es lo que hagamos o dejemos de hacer nosotras, el problema son los acosadores.

¿Cómo podemos contestar al acoso callejero para ayudar a erradicarlo?

1. Si eres un a persona que suele practicar el acoso en espacios públicos, simplemente deja de hacerlo ahora mismo, lo que haces está mal, tu comportamiento es el problema.

2. Si eres víctima del acoso en la calle cuando vayas a contestar piensa en tu seguridad, evalúa el riesgo de la situación, si es muy peligrosa busca ayuda, llama a la policía, busca un sitio donde puedas refugiarte, grita FUEGO (la gente suele ignorar más los gritos de ayuda en la calle que los que avisan de un peligro).

En las situaciones que creas que puedes contestar no hay una fórmula establecida, lo importante es que le hagas saber que no apruebas su conducta, que lo que hace te molesta y está mal. Sé clara. Siéntete segura con lo que estás haciendo, confía en ti, no sientas vergüenza ni culpa, estás reclamando tu libertad, tu derecho a caminar por la calle sin ser molestada, ni agredida. Estas pidiendo dejar de sentirte vulnerable en el espacio público.

3. Si eres una persona que quiere ser parte activa mostrando rechazo al acoso callejero y dando apoyo a quienes lo sufren, primero necesitas saber identificar qué es acoso callejero.

¿Qué conductas son acoso callejero?

– Comentarios sobre el aspecto físico de una persona, sobre su género, orientación sexual, etc.
– Gestos vulgares
– Comentarios sexualmente explícitos (ejemplos: “Vaya par de razones”, “Que pedazo de culo”)·
– Miradas lascivas/insistentes
– Silbidos
– Ladridos, maullidos
– Sonidos de besos, el “mua mua mua”
– Perseguir, seguir a alguien, acechar
– Exhibicionismo (mostrar los genitales)
– Bloquear el paso intencionalmente
– Manosear, apoyar o tocar sexualmente (por ejemplo las piernas, entrepiernas, pecho o culo)
– Masturbación en público

¿Como puedes ayudar a alguien que está sufriendo acoso en la calle?

– Dile a la persona que acosa que pare de hacerlo, que lo que hace está mal.
– Llama a la policía
– Pregunta a la persona que está siendo acosada: ¿Estás bien?
– Ponte al lado de la persona que está siendo acosada para que sepa que no está sola.
– Pregúntale ¿Te están molestando?
– Mira con desagrado a quien acosa.
– Ofrece tu ayuda a la persona que esta siendo acosada, que si necesita puedes acompañarla.
– Grita: “¡Ayuda! ¡Qué alguien haga algo!”
– Haz contacto visual con otras personas testigos y pregúntales, “¿Qué hacemos?”
– Si conoces personas que acosan en espacios públicos, habla con ellos, muéstrales tu desagrado.

También puedes entrar en nuestra Web y contar tu testimonio tanto si has sufrido acoso callejero como si has sido testimonio de él, no publicaremos tus datos y contribuirás hacer visible esta problemática. Además puedes leer historias de otras personas y darles tu apoyo.

Y recuerda ¡no estás [email protected]! Estamos contigo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *