Comentarios de acoso en la calle, Prat de Llobregat

Cuando tenía 17 años, iba caminando hacia la estación muy feliz porque iba a ver a mi pareja después de una semana. Al llegar a un paso de peatones había un señor de unos 55/60 años apoyado en un coche. Cuando pasé por delante suyo dijo en voz baja, con voz de perversión, “argh, te voy a comer todo el coño”.
Me quedé helada, no supe qué hacer. Seguí caminando, atemorizada. Estuve todo el camino girándome a ver si estaba ahí.